Consulta
ASC8234

Alex Sanz, beca Fundación Amancio Ortega

5 diciembre 2016

Nuestro Alumno Alex Sanz, becado por la Fundación Amancio Ortega

Alex, Sanz, alummno de Laude Fontenebro School, fue uno de los alumnos seleccionados por la Fundación Amancio Ortega para otorgarle una beca de estudios durante un año en Canadá. 

El programa de Becas de la Fundación Amancio Ortega tiene el objetivo de facilitar el aprendizaje del inglés y la inmersión en la cultura extranjera a jóvenes de institutos y colegios españoles durante un año académico. Los alumnos seleccionados conviven con una familia de acogida y cursan Grado 11 (nivel equivalente a 1º de Bachillerato). La beca cubre el 100% del coste del curso escolar en Canadá o Estados Unidos. 

 El Programa convoca 500 becas dirigidas a estudiantes de 4º de ESO de centros españoles, para estudiar Primero de Bachillerato en un High School en Canadá o Estados Unidos el próximo curso escolar 2017-2018.

Para acceder a la Beca el alumno debe tener una nota media igual o superior a 7 puntos, y una nota de inglés igual o superior a 8 en 3º de ESO.

Nuestro alumno Alex Sanz está viviendo una experiencia formativa del más alto nivel y nos escribe desde Canadá para contar esta inolvidable aventura. Estamos orgullosos de ti Alex!

 

Mi aventura en Canadá

«Esta aventura comenzó el uno de septiembre, recuerdo perfectamente el momento en el que el resto de Spanadians de mi distrito y yo llegamos a nuestro destino final, donde conocimos por primera vez a nuestra Host Family. Fue un momento, muy emocionante, ya que fue la primera vez que vi en persona y abracé a la familia que me iba a acoger durante estos diez meses. Sinceramente, no me podía haber tocado una familia mejor, los padres son jóvenes y tienen dos niñas pequeñas, de dos años y ocho meses.

La primera semana fue un poco de adaptación, la verdad, me costó un poco adaptarme a los horarios de comidas. Aquí la comida más fuerte del día es la cena, la cual tiene lugar sobre las cinco o las seis normalmente. Además de los nuevos horarios, tuve que superar el jet-lag, que provocaba que me entrara el sueño muy pronto y me levantara demasiado temprano.

Respecto al instituto, el primer día de instituto fue increíble, toda la gente es muy 

acogedora y ayudó bastante. El instituto es muy distinto a España, en mi caso, el curso academico se divide en semestres, y en cada semestre tan solo curso cuatro asignaturas, a elegir. En mi caso, este primer semestre estoy cursando Biology, English, Environmental Science y Communications Technology.

 

 

Entro a las ocho y salgo a las dos y cuarto, al día solo curso cuatro clases, esto hace que todo sea bastante más relajado y menos estresante. Las clases son muy prácticas, los profesores basan sus lecciones en presentaciones creadas por ellos, nosotros mientras tomamos apuntes.

Por lo general, los deberes no son ejercicios de un libro, si no actividades entretenidas y amenas que hacen que se te queden mejor los conceptos, por el hecho de que no te aburres haciéndolos. Otro dato a destacar, es que hay mucha implicación por parte de los estudiantes, el “Student Council” cada cierto tiempo organiza actividades dentro del horario escolar, por ejemplo, cada cierto tiempo se llevan a cabo las llamadas “Spirit Weeks”, son semanas en las que cada día es un día especial. Un día fue el “Twin day”, un día en el que teníamos que ir vestidos igual que otra persona al instituto. Otro día se organizó el “Superhero Day”, un día en el que teníamos que ir vestidos de superhéroes a clase. Y el día más especial fue un día llamado el “Colour Day”, en el cual dependiendo de tu curso teníamos que ir vestidos con ropa de un color, y en la última hora se organizó una gymkana entre profesores y alumnos, fue muy divertida, todos acabamos llenos de pintura. Es impresionante ver la participación que hay por parte de todos los estudiantes y profesores. Aunque parece que no, estos detalles hacen que sea mucho más ameno ir al instituto y se va hasta con ganas.

Estos tres meses que llevó aquí han sido geniales, he conocido  a gente increíble y estoy disfrutando mucho, desde mi punto de vista es una experiencia inolvidable y …¡animo a todos los estudiantes que puedan acceder a ella a que lo intenten!.

     

 Alex Sanz, 1º Bachillerato

Alumno de Laude Fontenebro School